lunes, 9 de junio de 2008

PELICULA PROMOCIONAL DEL MINISTERIO DE CIENCIA MINCHA II

En el año 7000 y aprovechando el septimo milenio, las autoridades del planeta inauguraron las instalaciones del Centro de Estudios Experimentales en una elevación de terreno en el Centro de Aridöndia, a escasa distancia de la ciudad de Ardüa. La situación fué pensada allí precisamente por ser Ardüa una ciudad de máximo movimiento comercial y puerto de aeronaves, aunque el Centro de Investigación posee un pequeño puerto propio dotado de talleres de mantenimiento. Desde entonces y de generación en generación cientos de técnicos y científicos trabajan constantemente en el edificio, aunque se podría decir que salvo ellos mismos, nadie en el Planeta Mincha tiene idea de que tipo de trabajo y experimentos se realizan dentro de estas instalaciones.
Con motivo de su reciente restauración y ampliación, el Ministerio ha creado esta pelicula promocional del centro con música del gran interprete de multiguitarra Rexrex Lümak, en este caso haciendo una versión del tema "Ritmo de Ardüa" de ese otro gran interprete llamado Yonione.

video

ROBOTS HOMOLOGADOS POR LA CRM


La Comisión de Desarrollo Técnico del Ministerio de Ciencia Mincha no permite la puesta en circulación de robots no homologados y tampoco aquellos que sean fabricados por franquicias del Ministerio debido a la epidemia que asoló las Regiones Mínimas, en su momento, poniendo en peligro todo el desarrollo tecnológico de las Regiönes Mïnimas y por la cual tuvieron que pasar un periodo de aislamiento comercial para evitar una plaga de contagios tecnológicos.

En la imágen podemos observar algunos de los modelos homologados por la Comisión de Desarrollo creados por la CRM (Compañia Robótica Mincha).

CRUDÖLTA

En la extensa región de Aridöndia podemos encontrar pequeñas poblaciones como Crudölta que suelen estar situadas en torno a alguna corriente subterranea. Son aldeas tranquilas, quizás demasiado tranquilas. Eso atrae sobre todos a los elvitäntes y algunos otros individuos que optan por la vida alejada de las grandes urbes del desierto.
Crudölta es una parada casi obligada para las caravanas de nómadas ardös. Uno de esos puntos de su ruta donde aprovechan para repostar algunos alimentos, hacer algún trueque con los habitantes de la aldea y acabar dándole buena cuenta a los licores caseros en su famosa taberna.